Madre oye médicos gritar durante la cesárea, luego la habitación se queda en silencio cuando sacan a la bebé

El embarazo es muy bello y se trata de una experiencia que ninguna mujer puede olvidar. Al mismo tiempo nadie sabe lo que le espera al doblar la esquina, incluso si la ecografía te puede da alguna idea de lo que puede ocurrir.

Para Chrissy Corbitt, una madre de Florida, en EEUU, esto era lo que ocurrió al quedarse embarazada de su cuarto hijo.

Sus dos primeros hijos eran bastante grandes y pesaron 4000 y 4500 gramos al nacer.

¡Pero nadie podría imaginarse lo que iba a ocurrir con su último embarazo y su cuarto hijo!

La historia de Chrissy Corbitt trata en parte de como uno se adapta a un nuevo embarazo. Al quedarse embarazada de su cuarto hijo ella lo tomó como algo rutinario porque ya había pasado por este estado varias veces. Se sentía preparada y sabía lo que iba a ocurrir. ¡O al menos eso pensaba!

Ya desde muy pronto, Chrissy imaginó que el bebé era más grande que sus anteriores hijos. ¡Pero nunca se hubiera podido imaginar cuánto de grande sería este cuarto bebé!

”Su barriga crecía y crecía y se convirtió en un enorme balón”, cuenta el padre Larry.

Todos los hijos de Chrissy eran bebés muy grandes al nacer y ver la luz por primera vez. La medida general de los bebés al nacer es de 3 400-3 500 gramos para la niñas y 3 500-3 600 gramos para los niños.

Pero los hijos de Chrissy habían sido aún más grades que esto. Sus hijos habían pesado entre 4 000 – 4 500 gramos al nacer.

Pero aunque todos estaban, también esta vez, preparados para la llegada de un bebé grande, la madre se quedó en shock al ver a su niña por primera vez.

Porque cuando la pequeña Carleigh Brooke Corbitt vio la luz ese día, los médicos sorprendidos dijeron lo que pesaba:

Era una hija enorme que pesó 6 000 gramos al nacer. ¡Tenía el doble de peso de la media general de cualquier bebé recién nacido!

Cuando su madre Chrissy supo su peso no podía creerlo.

En el momento en el que el pediatra se lo dijo, se quedó en shock.” Era tan grande que no lo podría creer. Era como dar a luz a un bebé ya casi crecido”, dijo la recién madre a Inside Edition.

Chrissy no era la única que esperaba la llegada del bebé. Todos en la sala tenían su atención puesta en esta madre de cuatro hijos.

Cuando finalmente nació, la madre recibió un inesperado aplauso.

Aplausos provocó un enorme aplauso al nacer la niña.

”Escuché a todos aplaudir en la sala de operaciones. Nunca había experimentado nada parecido.”

Esta fue tan solo la primera noticia de una larga lista que le esperaba a la familia. La bebé Carleigh era tan grande que no le cabía la ropa normal de bebés que sus padres le habían comprado.

Y era la misma historia con el tamaño de los pañales.

”Todas las cosas que la compramos al nacer tuvimos que donarlas a una iglesia del barrio”, dice el marido de Chrissy, Larry, y se ríe:

Todos los niños son únicos, pero ciertamente hay algo de especial con Carleigh. ¡Comparte este artículo con tus amigos de Facebook para que muchos puedan leer sobre esta historia!

Show More
Back to top button
Close